Viernes 12 de marzo 2021

Los desafíos de trabajar en un entorno virtual

Con la llegada del Covid-19 las empresas tuvieron que adaptarse y recurrir sin opciones al trabajo remoto en pos de cuidar la salud de sus colaboradores.

Con la llegada del Covid-19 las empresas tuvieron que adaptarse y recurrir sin opciones al trabajo remoto en pos de cuidar la salud de sus colaboradores.

 

Después de varios meses de pandemia el “home office” llegó para quedarse, pero ¿realmente es la única opción para la salud y productividad de tu equipo de trabajo? Hay ciertos aspectos que debes tener en cuenta para llevar una vida equilibrada.

 

1. Innovación
La directora ejecutiva de Yahoo, Marissa Meyer considera que“algunas de las mejores
decisiones e ideas provienen de las conversaciones en los pasillos y la cafetería, de conocer a nuevas personas y de reuniones improvisadas con el equipo”.
La experta asegura que los equipos trabajan mejor cuando comparten oficinas y
espacios recreativos y se nutren de las pequeñas interacciones espontáneas entre colegas. Estas interacciones permiten desarrollar nuevas ideas logrando proyectos innovadores.

En este aspecto el trabajo remoto puede tener un impacto para la empresa debido a la falta de interacción social, la cual es necesaria para proyectos de pensamiento creativo y brainstorming, pues las plataformas digitales limitan este desarrollo.

2. Salud y bienestar
Una desventajas del home office es que puede recaer en una sobresaturación de la carga laboral, también conocida como burnout. Los empleados pierden la noción del tiempo dedicado al trabajo y pueden dejar de lado o dedicar menos horas a otras actividades de esparcimiento o relajación.
Adicional, existen límites confusos, debido a lo difícil que resulta separar las
actividades laborales de las domésticas y muchas veces nos encontramos realizando ambas a la vez, perdiendo el foco de cada una. Perjudicando la salud mental y emocional de las personas.

3. Comodidad
Otro factor a considerar, contrario a lo que se creía, no basta tener un computador, un teléfono y una buena conexión a Internet para poder trabajar desde casa. Estos meses han demostrado que muchos colaboradores no cuentan con las herramientas necesarias para trabajar de manera remota y realizar sus tareas de manera efectiva.
La mayoría de los hogares no cuentan con el soporte tecnológico para realizar
videoconferencias o reuniones virtuales, y esto empeora cuando más de un miembro en casa realiza la misma actividad.

La situación es mucho más difícil para quienes tienen niños, pues no solo necesitan conectividad para las tareas escolares, sino que deben brindar soporte y atención a sus pequeños. No contar con un espacio privado y equipado para trabajar también puede ser inconveniente. Estar expuesto a la bulla y distracciones disminuye la productividad, y no tener un espacio cómodo y adecuado hace que trabajar más de ocho horas al día sea una experiencia poco agradable e incluso dolorosa.

4. Motivación y compromiso
Transmitir a tu fuerza de trabajo remota la motivación laboral y el compromiso con la empresa es todo un reto en el home office. En un espacio físico es más sencillo motivar de manera efectiva a tu equipo en pos de una meta. Al trabajar desde casa, los colaboradores tienden a estar menos enfocados. Por un lado por los problemas tecnológicos que impiden una participación activa y por el otro la gran cantidad de tareas domésticas.

Si bien las plataformas y herramientas de conexión virtual han sido un gran aliado en el trabajo y la vida personal, muchas veces no son suficientes. Diversos factores entorpecen la comunicación y generan ruido y, por tanto, afectan la forma de relacionarnos, sea con colegas, equipos, clientes e incluso con nuestra familia.

5. Cultura organizacional
La empatía y la confianza se desarrollan por la cercanía y la presencia física. Cuando un equipo trabaja cara a cara se comparte complicidad y soporte, además que aprenden de cada uno. De acuerdo con el Massachusetts Institute of Technology (MIT), la distancia física puede convertirse en distancia psicológica afectando la relación de los líderes con sus equipos. A través de entornos virtuales se pueden perder las oportunidades para reforzar la
cultura y los valores organizacionales, y es más difícil reconocer el trabajo de cada uno de los colaboradores.

En síntesis, trabajar desde casa es posible y beneficioso en muchos aspectos. Sin embargo, convertirlo en el único espacio de trabajo no es la mejor solución. Las oficinas son fundamentales no solo para las empresas, sino también para los individuos y sus equipos. Alternar períodos presenciales con el home office puede ser la forma de trabajo más recomendable para la nueva normalidad.

Fuente: comunal.co